Comienza plan para rehabilitar planta hidroeléctrica anegada

Lun, 25/09/2017 - 10:34
Planta hidroeléctrica inundada

 

  • Daños en Planta Hidroeléctrica Jorge Manuel Dengo requerirán inversión de $7 millones
  • Proyecto retomaría generación a finales del 2018

 

La Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH S.A.) comenzó a trazar el plan para recuperar una de las plantas hidroeléctricas más emblemáticas del país: Jorge Manuel Dengo, la primera construida por manos costarricenses en 1951.

El viernes 22 de septiembre en horas de la noche, una cabeza de agua inundó Casa de Máquinas. El agua alcanzó un metro de altura en el centro de control, mientras que las turbinas de generación (de más de un 1.5 m de altura) quedaron completamente anegadas.

El personal a cargo de la planta, ubicada en Carrillos de Poás de Alajuela, activó los protocolos establecidos y lograron ponerse a salvo. No obstante, los daños materiales son cuantiosos y requerirá una inversión de $7 millones para rehabilitarla.

El río Poás alcanzó un nivel nunca reportado en 66 años de funcionamiento del proyecto. La situación se agravó por un terraplén en la parte montañosa al costado norte de la planta. La estructura del edificio soportó la fuerza del agua, pero el equipo eléctrico sufrió pérdidas totales que deja a la generadora fuera de servicio.

Plan de Mejora

La planta Jorge Manuel Dengo contaba con una capacidad de producción de 2,5 Megawatts, lo que equivale a la energía que consumen 2.500 hogares.

La ESPH S.A. ya tenía contemplado un proyecto de modernización para el 2018, que incluía un aumento en la capacidad a 3.6 MW. Debido a la emergencia, los planes se adelantarán para iniciar este mismo año junto con mejoras técnicas que impidan una nueva inundación.

De cumplirse las expectativas, la planta volvería a operar en diciembre del 2018 con un 45% más de su capacidad, suficiente para alimentar cerca de 3.600 hogares.

En este momento los trabajos se concentran en la limpieza de las instalaciones. Muchos de los escombros recogidos provienen de un basurero clandestino ubicado en la comunidad de Carrillo y que fue arrastrado por la acequia causante del terraplén.

Muebles, llantas y hasta colchones entre otros artículos llegaron a la planta y bloquearon los desfogues de agua, lo que empeoró la situación.