No entiendo el “Voto Garabito”

Mar, 08/09/2020 - 07:57

*Fabián Zumbado Vega

 

Cuando ingresé a la ESPH una de las tareas que me encomendaron fue informarme sobre el “voto garabito”, me facilitaron una explicación verbal y yo por dentro decía “no entiendo”. Posteriormente, me brindaron documentos sobre el tema y pensaba “no entiendo”.  Busqué información adicional, inclusive, me reuní con un abogado que interpuso quejas en contra de municipalidades por la no implementación real del voto y tras la charla, aún resonaba en mi mente más fuerte el repetitivo “no entiendo”.

En el año 2007, un ciudadano, vecino de Garabito (Jacó), estableció un recurso de amparo contra el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae), el Ministerio de Salud, el AyA, la Caja Costarricense del Seguro Social y las 36 municipalidades ubicadas en el territorio del Tárcoles.  El recurso generó el mencionado “Voto Garabito”, en el cual la Sala Constitucional señaló a las instituciones como responsables del daño. Las entidades anteriores fueron sentenciadas a tomar medidas drásticas para corregir la situación. Se creó entonces una comisión con tal fin, pero hasta la fecha ha generado pocos resultados tangibles.

Entre más me informo mi nivel de incomprensión se incrementa, nos enfrentamos con una responsabilidad legal además de la ambiental frente a la situación crítica de las aguas del Tárcoles.  ¿Cómo es posible que no hagamos nada ante la contaminación del Río Grande de Tárcoles? Es el río más contaminado de Centroamérica, los niveles de contaminación hídrica son tan elevados que incluso creo que deberíamos llamarlo Río Alcantarilla, el cual contamina constantemente las zonas por donde fluye su caudal.

La mayoría de aguas residuales, sin contar con el tratamiento adecuado, desembocan en el Tárcoles, provocando efectos negativos a los ecosistemas. El agua contaminada produce enfermedades en la población, los malos olores son constantes,  y perjudican la calidad de vida de los habitantes, los seres no humanos como animales y plantas se ven altamente perjudicados.

El agua es un elemento básico para la salud pública, y eso es lo que no me permite entender lo poco que hacemos para validar el voto. El saneamiento de nuestros recursos hídricos es fundamental para el bienestar de nuestra población.  El pasado mes de junio se realizó una modificación al artículo 50 de la Constitución Política donde se declara el acceso al agua como un derecho humano. El agua es un derecho básico.  ¿No debemos acaso proteger las fuentes hídricas con las que contamos? La respuesta parece obvia, sin embargo, hacemos poco.

La ESPH reconoce y le preocupa la contaminación hídrica en Costa Rica, nos comprometemos como institución a buscar soluciones para generar bienestar social y mejorar la calidad de vida.  Reconocemos la importancia como institución de realizar cambios dirigidos hacia el saneamiento de los recursos hídricos.  El concentrar esfuerzos con acciones concretas para limpiar las aguas sanitarias de los cantones a los que nuestra institución le brinda el servicio es imperante y urgente.

En la ESPH contamos con el Proyecto Saneamento Ambiental de Heredia con el cual se pretende mitigar considerablemente el daño de contaminación desde su fase inicial. El diseño y la construcción de infraestructura para el manejo del servicio de alcantarillado y el tratamiento adecuado de aguas residuales para los cantones a los que les brindamos el servicio, es fundamental para garantizar que nuestros residuos no contaminen el ambiente.  No podemos permitir y pretender que es correcto que nuestras aguas lleguen sucias a los ríos.

Este proyecto necesita el apoyo de todas las personas, desde nuestro compromiso como empresa para mejorar el ambiente, con esfuerzos dirigidos a la  educación ciudadana para crear conciencia y comprensión sobre la importancia que este proyecto se desarrolle.  El AyA también comparte nuestra preocupación, cuentan con un proyecto similar llamado Proyecto de Mejoramiento Ambiental de la GAM, al que pertenece la Planta de Tratamiento  “Los Tajos”.  Los esfuerzos de diferentes instituciones son avances, pero sólo marcaremos una diferencia palpable, cuantificable y significativa con el apoyo de la gran mayoría. La concientización es importante, y  ésta debe ser reflejada en acciones concretas.  

Como herediano, como costarricense estoy preocupado por todas las personas que NO ENTIENDEN la importancia del proyecto, la responsabilidad de salubridad del agua es compartida, debemos fomentar políticas y proyectos que implementen controles para evitar la contaminación del agua.  Es nuestra responsabilidad proteger el medio ambiente, es nuestra obligación sanear los ríos de Costa Rica, en especial el río Tárcoles, tenemos que apoyar el proyecto de saneamiento de la ESPH, debemos actuar.