Los clientes de la ESPH S.A. contribuyen a la protección de las áreas de recarga acuífera de la región herediana, mediante el pago de la “tarifa hídrica”.  La tarifa hídrica contribuye a que la sociedad reconozca el agua como un bien económico y social, así como a integrar intereses entre los usuarios aguas arriba y aguas abajo. De este modo, los usuarios finales del líquido compensan económicamente a los oferentes del servicio para que se responsabilicen de proteger y recuperar el bosque en función del recurso hídrico.

Este concepto, pionero a nivel latinoamericano, es creado por la Empresa en el 2001 y consiste en la actualidad en el pago de ¢15 por cada metro cúbico que consumen nuestros clientes. Así las cosas, una familia cliente de la ESPH que en promedio utiliza 25 metros cúbicos de agua por mes, estarían aportando ¢375 adicionales para la protección de las zonas boscosas de las zonas altas de Heredia.

Los fondos recaudados con la tarifa hídrica son utilizados para ejecutar el Programa para la protección y recuperación de las microcuencas de los ríos Ciruelas, Segundo, Bermúdez, Tibás, Pará y las Vueltas, denominado PROCUENCAS.

Los objetivos de este programa son:

  • Conservar y recuperar las áreas de recarga acuífera que alimentan las fuentes de agua potable administradas por la ESPH S.A.
  • Incentivar económicamente a los propietarios que protegen los bosques y promueven la reforestación, por los servicios ambientales que brindan a la sociedad.

 

conservación de áreas

 

Para el cumplimiento de estos objetivos, la ESPH invierte los recursos de tarifa hídrica en:

1)  Pago por Servicios Ambientales.

El Pago por Servicio Ambiental Hídrico consiste en un reconocimiento económico que la ESPH  brinda a las personas dueñas de fincas en las zonas altas de la región herediana, que de forma voluntaria someten sus propiedades a conservación de bosque, regeneración natural  y/o reforestación. Esto como una medida de compensación por proteger las zonas de recarga acuífera donde se localizan las fuentes utilizadas para brindar el servicio de agua potable a los clientes que viven en los cantones de San Rafael, San Isidro, Heredia y en el distrito de Santa Lucia de Barva.

Tipos de contratos que se pagan según las características de cada finca:

  • Conservación de bosque: fincas con áreas de bosque natural (primario o secundario).
  • Regeneración natural de bosque: fincas en "reposo", con charrales o tacotales y rodeadas de bosque natural, para su regeneración y para que se conviertan en forma natural en un bosque secundario.
  • Reforestación: aplica para áreas sin cobertura boscosa, en las cuales se plantan árboles y arbustos de la zona.
  • Plantaciones establecidas: fincas en las cuales existen plantaciones forestales instaladas con recursos propios de los dueños de las fincas en años anteriores.

Al periodo de julio del 2019 se mantienen 46 contratos de PSA vigentes, estos suman una superficie de 1008.5 hectáreas protegidas y se han invertido más de ¢950 millones.

 

Área (hectáreas) en Pago de Servicios Ambientales por cantón.

Cantón

Área (ha)

Porcentaje

Barva

40,00

62%

San Isidro

5,64

9%

San Rafael

18,90

29%

Total

64,54

100%

 

 

2)  Adquisición de fincas para protección.

Para garantizar la conservación, desde el año 2002 la ESPH inició un proceso de adquisición de fincas en áreas de gran vulnerabilidad acuífera. A la fecha se han logrado adquirir un total de 65 hectáreas, las cuales se encuentran totalmente en protección y cercanas a las tomas de agua de Tibasito, Mata de Plátano, Mata de Caña y Mata Maíz. 

En la adquisición de estas fincas la ESPH ha invertido un total de ¢717.1 millones.

 

 

 

Fincas adquiridas

 

3)  Estudios hidrogelógicos e hidrológicos para captaciones de agua.

Con recursos provenientes de la tarifa hídrica la ESPH SA. ha logrado elaborar estudios hidrogeológicos e hidrológicos para la delimitación de las áreas de protección de cada una de las nacientes y tomas de ríos captadas para brindar el servicio de agua potable. Estos estudios tienen como propósito conocer aquellas áreas de mayor vulnerabilidad inmediatas a las tomas de agua para establecer acciones de protección ambiental. 

Los primeros estudios sirvieron de insumo para establecer el acuerdo de la Junta Directiva No. JD-076-2008, publicado en la Gaceta No. 70 del 10 de abril del 2008, el cual contiene una serie de restricciones para la dotación de servicios nuevos en zonas de vulnerabilidad acuífera.

Posteriormente en el año 2009, a solicitud del Servicio Nacional de Aguas Subterráneas, Riego y Avenamiento (SENARA) se realizó una actualización de los estudios mencionados, en los cuales se incorporaron algunas variables nuevas tanto en las metodologías de trabajo como en la recopilación de los datos hidrogeológicos de campo.

Al año 2020 se cuenta con cinco estudios, en los cuales se ha logrado actualizar la información para la delimitación de las zonas de captura y protección de las nacientes y la delimitación de las microcuencas para las tomas de agua de los ríos.

 

 

Estudios hidrológicos

 

 

Estudios hidrogelógicos