Historia

Las raíces

La historia de los ESPH se remonta a 1915 donde gracias a la visión de heredianos, se inauguró la Planta Hidroeléctrica de La Joya.

Cuando La Joya llegó a la capacidad máxima de generación, a mediados de los años cuarenta, los ciudadanos se habían organizado para fundar la Junta Administradora del Servicio Eléctrico Municipal de Heredia, (Jasemh)

La Jasemh fue fundada el 25 de octubre de 1949. Con la base del decreto de ley #767 la JASEMH tenía obligaciones fundamentales: procurar la conservación de las instalaciones de generación hidráulica, transmisión y distribución de energía, además de mejorar los incipientes servicios eléctricos.

Con la creciente demanda,  la Municipalidad de Heredia retoma el tema de generación en 1946 y concluye en 1951 la Planta Hidroeléctrica Carrillos, la primera hecha por ingenieros costarricenses: Federico Gutiérrez B., y Jorge Manuel Dengo.

La Jasemh cumplía su labor y el tiempo, le daría  más responsabilidades y más lugares donde trabajar. 

Defender el agua

Los servicios públicos marcan la calidad de vida en una región. Si la energía eléctrica era una flor en el ojal de los heredianos, el agua no.

La crisis económica que marcó al país a mediados de los años 70 empezó a tener repercusiones en la inversión social y en 1974 una grave situación con el acueducto obligó a San Pablo, a cederlo al Servicio Nacional de Acueductos y Alcantarillados.

Esa misma institución, inició gestiones para que la Municipalidad de Heredia entregara el acueducto al SNAA. Los temores de una pérdida de la autonomía en la administración del servicio y la identidad de un pueblo con sus recursos desataron una voz de alerta.

La Municipalidad no tenía la capacidad suficiente para resolver el problema que en aquellos años sobrepasaba los veinte millones de colones.

La discusión en la Municipalidad de Heredia, si el Servicio Nacional de Acueductos y Alcantarillado (SNAA) era el que debía asumir la administración del acueducto o no, eran fuertes.

Y la propuesta del SNAA no era nada despreciable: asumirían los costos de las obras de mejoramiento del acueducto del Cantón Central de Heredia… el Concejo Municipal decidió traspasar el acueducto en abril de 1974 y el SNAA asumiría el 1º de enero de 1975.

Consternados por lo ocurrido, un grupo de quince heredianos, profesionales en Derecho, usaron las herramientas legales en contra de la resolución del Concejo.

El trabajo de escritorio no amainó el enojo de la gente. Marchas, disputas, enfrentamientos enardecidos contra los munícipes… el edificio de la Gobernación es el testigo fiel de ocho meses de furia  que se alimentaba de silencio. Ante la amenaza de que el movimiento reaccionara violentamente; se constituyó una Junta Administrativa del Servicio de Agua Potable, misma que el Tribunal Contencioso Administrativo calificó de ilegal por existir un acuerdo firmado por la Municipalidad de Heredia  y el SNAA.

La pugna que pasó de los papeles a las armas, generó un intento de concilio entre la Junta Directiva del SNAA, el Concejo Municipal de Heredia y La Junta Administrativa del Acueducto, con la mediación del Poder Ejecutivo.

La lista de problemas con el agua potable empujó al Gobierno de la República a decretar que la Municipalidad de Heredia traspasara temporalmente la administración, mantenimiento y control del acueducto y del alcantarillado sanitario del cantón a la Junta Administrativa del Servicio Eléctrico Municipal (Jasemh). 

Es así como se fundó la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH), un 8 de marzo de 1976.  

Un nuevo actor

Con el tiempo, la ESPH solucionó el problema de abastecimiento en cantidad y calidad del agua que vivieron los residentes de la ciudad de Heredia. Tras dos crisis similares, los cantones de San Isidro y San Rafael se unieron a la Empresa.

En su ley constitutiva está la esencia de una sociedad que quiso ser mejor. Una Empresa sin fines de lucro cuyo logro más grande es dar a la sociedad los mejores servicios al precio más bajo posible, es, el último elemento viviente del estado solidario.

Ajustada al momento

Poco a poco, la ESPH fue dando ligeros pasos que beneficiaron a todos sus clientes. En 1996 se alió el cantón de San Rafael y dos años después, San Isidro. Los cambios sociales, el avance tecnológico y la pujanza de un mercado más agresivo obligaron a la ESPH a transformarse en una Sociedad Anónima,  mediante la ley #7789 del 28 de abril de 1998.

Esta ley creó un híbrido jurídico: una empresa municipal herediana que maneja recursos públicos y cuyo patrimonio está constituido por todos los acueductos de los municipios asociados.

Esta estudiada estructura jurídica se derivó de un análisis de especialistas y los objetivos de la ESPH: hacerla tan ágil que pudiera hacer compras y obras públicas a la velocidad de la empresa privada, pero cumpliendo la normativa y legislación de las empresa bajo la lupa del Estado.  

Así la Empresa se liberó de un régimen restrictivo y se orienta a trabajar con responsabilidad social y ambiental en la búsqueda del desarrollo local.

Hoy, más de 36 años después de su fundación la ESPH brinda los servicios de  alumbrado público, telecomunicaciones, alcantarillado sanitario, agua potable y energía eléctrica. 


Descargas:

Historia de la ESPH S.A